Digitalizar los procesos de cualquier negocio no es tarea fácil, y tampoco lo es determinar por dónde hay que comenzar a hacerlo.

Basándome en mi experiencia tanto con negocios propios como de clientes, creo que un buen punto de partida es el correo electrónico.

Cuando lo vemos de forma aislada, abrir y tener una cuenta de email es a priori una tarea sencilla y no representa algo en lo que podamos pensar demasiado.

Ahora bien, si trabajamos de forma profesional y necesitamos tener direcciones de correo electrónico con nuestro propio dominio (info@nuestraempresa.com por ejemplo), el tema se vuelve algo más complejo.

Además para casi cualquier negocio el correo electrónico es sede de gran parte de las comunicaciones y contiene mensajes, avisos, conversaciones y documentos de suma importancia.

Teniendo en cuenta solo estos dos factores, podemos notar que la elección de nuestro proveedor no es una decisión para tomar a la ligera.

A medida que sumamos requisitos, propios de cada negocio, las opciones disponibles se vuelven más y más limitadas.

 

Más que un correo electrónico, un espacio de trabajo

Cuando una empresa está empezando a digitalizar su negocio ya no ve al correo electrónico como una herramienta para enviar mails de vez en cuando, sino como una herramienta de trabajo colaborativo que da lugar a muchos procesos de comunicación tanto internos como externos.

La mayoría de proveedores importantes ofrecen junto a las cuentas de email otras herramientas que facilitan el trabajo remoto y en equipo como pueden ser el almacenamiento y la gestión de archivos, ofimática, chats y video llamadas, entre otros.

De todas las opciones que existen en Wemabra utilizamos, desde que arrancamos en 2017, Google Workspace, antes llamado G Suite.

Dada la experiencia que tenemos utilizando toda la gama de herramientas que ofrece podemos recomendar y reconocer fácilmente para qué casos aplica según el tipo de negocio y sus objetivos.

Recientemente Google hizo importantes cambios para brindar más soluciones como respuesta al boom del trabajo remoto derivado de la pandemia.

Google Workspace facilita la conexión, la creación de contenidos y la colaboración entre personas sin importar el tamaño de tu empresa.

Entre sus principales beneficios se encuentra la seguridad y robustez de los servicios con el respaldo de una empresa como Google, la flexibilidad que posee para adaptarse a todo tipo de empresas y cantidad de trabajadores, y la permanente innovación y actualización que aplican a sus productos lo que supone para nosotros estar trabajando a la vanguardia.

La compatibilidad es otro de sus fuertes, ya que no hay archivo que no se pueda abrir y editar con sus productos, sumando a que muchas organizaciones ya trabajan con estas herramientas.

La facilidad para gestionar conversaciones, encontrar todo tipo de información (pues Google), la integración con las video llamadas y trabajo colaborativo sincrónico o asincrónico son increíbles y una vez que te acostumbras todo lo demás parece ineficiente.

 

¿Por qué pagar por Google Workspace?

Vamos a lo que suele ser la primera pregunta que todos se hacen ¿por qué pagar por herramientas que Google ofrece de forma gratuita?

Lo esencial es entender que una cuenta de Gmail está pensada para una única persona, un individuo. Mientras que Google Workspace está hecho para empresas (2 o más personas) y por lo tanto ofrece herramientas y características específicas y un soporte exclusivo.

Las diferencias técnicas más notorias son:

  • Dominio profesional y personalizado (cuentas @tupropiodominio.com)
  • Más almacenamiento en la nube (30 gb en adelante)
  • Tiempo de funcionamiento garantizado (garantía de tiempo de actividad del 99,9%)
  • Opciones de seguridad adicionales
  • Controles de administración de usuarios (crear, eliminar, gestionar accesos, grupos, dispositivos, etc)
  • Trabajo por grupos, calendarios compartidos
  • Opciones ampliadas para Google Meet

Si estas diferencias no te suponen una ventaja quizás sea porque trabajes en un sector informal, o tengas un negocio unipersonal, o todavía no estás realmente decidido a digitalizar tus procesos de comunicación.

Cada producto y herramienta que ofrecen supone en potencia un cambio radical en la forma de trabajar, brindando la posibilidad de ahorrar tiempo y una gran  experiencia tanto para los trabajadores como para los clientes.

¿Cómo contratar Google Workspace?

Si quieres llevar el trabajo dentro de tu empresa a otro nivel y contratar Google Workspace solo tienes que dirigirte a la página oficial y elegir entre uno de los cuatro planes disponibles que arrancan en los $4.20 USD.

Si no sabes cuál es el plan que necesita tu empresa o simplemente quieres delegar el trabajo de puesta en marcha y configuración podes escribirnos y acceder a una consultoría gratuita para definir la contratación y entender cómo puede ayudar Google Workspace a tu negocio.

Desde Wemabra podemos ayudarte sin importar si ya utilizas otro proveedor y necesitas migración o si aún no tienes un dominio propio.

Además podemos ofrecerte un descuento exclusivo del 10% de descuento durante el primer año de servicio y capacitaciones personalizadas sobre los diferentes productos..

Si estás decidido a digitalizar tu negocio, este es un gran primer paso y un muy buen momento para comenzar.

Empezá hoy mismo a pensar en digital.

Coordiná una llamada con un especialista

info@wemabra.com